Rentería

renteriaEl “arranque” de la vena, su “acarreo” y transporte en barcos venaqueros hasta las distintas ferrerías fue organizándose y modernizándose a lo largo de más de cuatro siglos. En todos los puertos venaqueros había una Rentería donde vMan los renteros, es decir, los encargados de llevar las cuentas de los carros de mineral que se depositaba en el cargadero, de los barcos, y del mineral que se cargaba tratando siempre de completar la carga, aunque fuera con partidas de mineral de diferentes dueños. Otro de sus cometidos fue la limpieza y arreglo del embarcadero. Las naves venían con lastre de piedras que soltaban en lugares próximos a los embarcaderos, lo que originaba problemas en la navegación por la acumulación de piedras. Existen asientos contables de más de un puerto venaquero con incidencias de algunos barcos. El comercio que practicaban era más diverso del que a priori podemos suponer. El rentero, persona seria y de fiar, realizaba el pago de la vena y descontaba artículos que traían los barcos como ropa, zapatos, vajillas, pequeños muebles…faldon

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Registros, hijuelas, renteros y propiedades

hijuelasLa propiedad se fue adquieriendo con el paso de las décadas pero tanto en la época de la vida tradicional como después, con la llegada de miles de inmigrantes, la mayoría de la gente vivía en casas de alquiler y cultivaba tierras que no eran suyas, es decir, todo estaba en manos de unos pocos. La suerte en esta tierra encartada, desde finales del siglo XIX, para hacer frente a la llegada de la gente, fue la abundancia de espacios comunales, los ayuntamientos permitieron la construcción de casas en “lo común”. Pero desde muy antiguo existía un control estricto de la propiedad y en el comercio se llevaban contabilidades muy exhaustivas. legajoEl Registro de propiedades en la tierra encartada se encontraba, hasta la década de los setenta, en Balmaseda. Había notarios para escriturar y testificar en ciertas poblaciones (Portugalete, Bilbao, etcétera) pero un solo Registro para Encartaciones / Enkarterri por lo que, dada su lejanía, la gente, del Valle de Somorrostro, por ejemplo, testaba mediante “hijuelas” que los notarios establecían en las casas. Los renteros establecían libros contables para el control de los propietarios, fuesen tierras, casas, minas o cargaderos y embarcaderos. Como la marinería y la emigración a tierras americanas fue muy importante en esta comarca había oficinas de “enrole y de navegación” en pueblos como Portugalete.faldon

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Minería, Pañol, ferreterías,

 

panolLa explotación del mineral de hierro generó asentamientos humanos nuevos y desarrolló las pequeñas poblaciones existentes como, por ejemplo, Pobeña. Las minas eran algo más que unos peones braceros trabajando, originaba un particular modelo de sociedad que creaba todos los servicios que le eran necesarios. Además de cantinas y abacerías, los pueblos mineros se llenaron de guarnicioneros, ferreteros, herreros, carreteros, carpinteros, engrasadores, camineros, canteros, conserveros, etcétera. Se crearon albergues y en las casas había “pupilos” que suponían un recurso más en muchas familias. La vida tradicional se vino abajo en pocos años y se generaron nuevas sociedades. Las minas contaban con servicios propios, almacenes, talleres, cuadras, caballistas, casas para capataces, listeros, guardas, etcétera. Los talleres y almacenes, como en el caso del Lavadero de Campomar, estaban muy bien provistos y sus trabajadores capaces de cualquier tipo de reparación fuese en trómeles, baldes, motores, cables, etcétera. La cantidad de suministros y el nivel de preparación de los trabajadores sorprende ante el más mínimo análisis.faldon

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

El mineral, Cotos mineros y acarreo

cotosDurante siglos los encartados explotaban sus montes y bajaban la rica vena de los cotos mineros a los embarcaderos. Para el transporte del mineral sólo existía la carreta de bueyes, elemento que está totalmente olvidado. Es difícil de imaginar cómo se pudieron transportar millones de toneladas de mineral de hierro en carretas de bueyes. El carretero es el personaje más habitual y menos conocido de la aventura minera. Se trataba de muchachos que venían buscando trabajo en las minas, con una carreta de ruedas romanas y una pareja de bueyes, normalmente del “vascuence”. cotos2En el extenso periodo de explotación minera tuvieron que ser muchísimos y lógicamente han dejado, fundamentalmente, sus apellidos, aunque su recuerdo se ha perdido en el tiempo. Las pocas fotografías que existen muestran aspectos curiosos como su vestimenta, blusones, o un burro delante de los bueyes dirigiendo los viajes que normalmente eran repetitivos. Con la explotación industrial llegan miles de peones braceros (se denominaba minero a los propietarios de las minas), el transporte pasa a trenes y líneas de baldes, aunque el carretero, en vías de desaparición, llegará hasta los años cuarenta.faldon

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Pobeña y la minería

pobeneses
Hacia 1876 el pueblo de Pobeña contaba con cuatro fogueras, era la aldea idílica de los cuentos. Los cotos mineros eran escasos e influían en el medio muy poco. Hasta entonces había una pequeña guarnición de miñones, que rotaba de Punta Galea a Pobeña, que vigilaba la costa y que contaba con una batería en El Castillo. Con la implantación real de la Ley de Minas, la llegada de grandes compañías y la explotación intensiva del mineral de hierro llegan a Pobeña los carabineros, cuerpo no militar que se encargó de la vigilancia de la costa (Santrutzi, Zierbena, La Arena, Pobeña) y para su ubicación se levanta el primer edificio de pisos. Pero será la llegada de la Orconera Iron Ore la que realmente transformará el Pueblo, levantando casas y atrayendo a peones braceros procedentes de otras regiones. Construye la Línea de Baldes, levanta el Lavadero de Campomar y crea una enorme balsa para la retención de lodos cerrando el antiguo arenal. Esta balsa es abandonada en muy pocos años por no cumplir con su función de depuración, convertirse en el basurero de una población creciente, por la infinidad de mosquitos y por el temor a ser un foco de enfermedades y epidemias, pasando e verter sus aguas cargadas de arcillas directamente a la mar en la zona de Laspra.faldon

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

El Lavadero de Orconera

 

cargaderoorconeraHacia 1908 la compañía Orconera Iron Ore decide aprovechar las “chirtas” que habían despreciado las explotaciones de finales del XIX que se llevaron exclusivamente la rica vena y dejaron infinidad de escombreras en forma de terraplenes. Debido a la escasez de agua, decide crear un lavadero en el alto de Campomar y aprovechar el agua de la mar. Así construye la mayor línea de baldes de Europa, en su momento, y durante más de treinta años bajará el mineral “sucio” desde los montes de Triano y lo retornará “limpio” para ser cargado en los barcos, después de una largo periplo, en los cargaderos de la Ría. La creación de esta línea de baldes y del lavadero significó la transformación de Pobeña, la llegada de decenas de trabajadores, la construcción de casas y la creación de la marisma actual. El lavado de las chirtas se conseguía con abundante agua y tres trómeles que deshacían las arcillas en los que trabajaban en sus “burros” (especie de mostradores) dieciocho personas (chirteros), a todos los relevos, escogiendo el mineral y apartando “lo malo”. El Lavadero contaba con almacén, taller, casa de motores, casas para listeros y guardas y, en los últimos años, con un pequeño comedor.faldon

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

La Barra y el Cargadero de El Castillo

 

BarraJosé Mc Lennan fue un contratista escocés que explotaba minas propias y compraba mineral para su venta y exportación. A través de sus fotografías se muestra como un hombre viajero que va visitando diferentes yacimientos y prospecciones mineros. Explota en Covarón una mina de su propiedad, al límite con Cantabria, beneficiándose de la primera Ley de Minas que permite ya la exportación del mineral encartado. Pasada la contienda carlista (1876), aumentará significativamente la extracción, levantará hornos de calcinar para exportar un mineral de mayor calidad y construirá un gran Cargadero que en sus casi cincuenta años de funcionamiento tendrá tres reformas importantes hasta llegar a contar con dos cintas transportadoras de gran producción. Este Cargadero representa una magnífica obra de ingeniería y será el pionero en mar abierto (más tarde Piquillo, Dícido, etcétera).

faldon

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario